martes. 29.11.2022

De Prebenjamín a Juvenil

El fútbol base está formado por varias categorías enfocadas a la formación de los niños, dependiendo de sus edades. En general, toda la cantera es importante, desde los más pequeños hasta los más mayores, porque en cada nivel van asimilando conceptos propios del equipo y perfeccionando su técnica. Pero, sobre todo, se les entrena para llegar a la categoría absoluta con el estilo de juego propio del club. Todos estos jóvenes futbolistas trabajan desde niños los valores del equipo y las conexiones que identifican y caracterizan el modo de jugar de su conjunto.

Captura de pantalla 2021-07-06 a las 18.20.26
Equipo Juvenil A Valencia Club de Fútbol.

Prebenjamín

Es la primera categoría a la que se suman los niños más pequeños que se inician en este deporte. Aquellos que tienen entre 5 y 7 años forman parte de este grupo, donde se les empieza a enseñar las bases del fútbol, cómo jugar y algunos de los principales valores que todo niño debe conocer a esa edad, como el compañerismo. Al tratarse de críos tan pequeños, no se les puede exigir tanto como a las categorías superiores. Hay que enfocarlo más a un juego, para que se lo pasen bien, y no tanto a lo profesional. Pero siempre aportando detalles técnicos y tácticos para mejorar su fútbol.

Benjamín

Esta categoría la conforman niños de 8 y 9 años. Dado que son algo más mayores y su capacidad de aprendizaje es superior, en este rango los entrenadores ya empiezan a inculcar métodos de trabajo más completos. Ya no solo se centra en enseñar lo que es la técnica y la táctica, sino que comienzan a darle forma y perfeccionarla a través de conceptos más amplios como el control, el disparo o el pase. Además, los niños aprenden la visión de ataque y defensa, y las posiciones de los jugadores sobre el terreno de juego.

Alevín

Los alevines son niños de 10 y 11 años. En esta categoría, se empiezan a especificar más distintos conceptos futbolísticos relacionados con la técnica, para saber defender, crear juego en el medio del campo y atacar. Así pues, estos jóvenes jugadores aprenden a marcar a sus rivales, a hacer coberturas y desmarques, y a dar mayor profundidad al juego.

Infantil

Los niños que pertenecen a este grupo son aquellos que tienen entre 12 y 13 años. Puesto que son bastante más mayores, pueden ir aprendiendo conocimientos más concretos y laboriosos del fútbol. En esta categoría se hace más hincapié en el juego en equipo y se trabajan las conexiones grupales. El entrenador les enseña estrategias básicas para sorprender al rival y terminar anotando. Los niños ponen en práctica todas estas nuevas indicaciones, las cuales son propias de un equipo más formado. Se trabaja de manera más específica cada posición del terreno de juego, así como las características que debe adoptar cada jugador para exprimir al máximo el potencial de su figura (paredes, desmarques, apoyos, cambios de orientación, anticipación del juego, intercepciones). Además, ya empiezan a jugar en campos de fútbol once.

Cadete

En esta categoría juegan los niños de 14 y 15 años. Un cadete ya debe haber aprendido todo sobre el fútbol. Cuando alcanzas este nivel, solo queda pulir la técnica, la táctica y las estrategias de juego lo máximo posible, para subir de rango y convertirte en un profesional.

Juvenil

El Juvenil es la última categoría del fútbol base. Aquí están los jóvenes de 16 a 18 años. Se trata de una categoría profesional, en la que sus jugadores ya pueden disputar ligas y campeonatos superiores. Los ojeadores y entrenadores de las categorías absolutas se fijan en estos jóvenes para incluir a los mejores en sus filas. En esta etapa se perfeccionan los aspectos ofensivos y defensivos, se trabajan los esquemas tácticos, se aprenden estrategias mucho más complejas y se adopta una visión de juego más profesional.

Comentarios