martes. 29.11.2022
Marina Caballero Ruíz, estudiante de Enfermería

El lema del Erasmus, "Salir de casa es aprender a volar sin alas"

Marina Caballero Ruiz  (1998) , una chica con la ilusión en los ojos y las ganas en los puños. Dicen que la  vocación es uno de los requisitos imprescindibles para estudiar enfermería, pero a ella no le hizo falta buscarla, pues es algo que lleva innato en su piel. Este es su cuarto año de carrera, la cual cursa en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Murcia, y probablemente es hasta ahora, el más enriquecedor en su andadura profesional. Marina es historias nuevas por contar y por ello, no me faltan ganas de adentrarme en esta. 


 
Marina_verona
Marina Caballero en el coliseo Arena de Verona

              "Cada día hago mas mío el dicho de no creer algo hasta verlo, de no poder contarlo hasta vivirlo y digamos que salir un tiempo de casa es algo así. Nadie me contó lo que supone hacer dos equipajes; uno con lo necesario para sobrevivir y otro con lo imprescindible, con lo que te acompaña siempre y de repente te suelta la mano para dejarte volar".   -Marina Caballero Ruiz, estudiante de enfermería.

 

¿Marina, qué te hizo tomar la decisión de irte fuera un tiempo?
La verdad que se me hace difícil contestar a esta pregunta, porque no sé si en esta decisión tuvo más peso el deseo que siempre ha tenido mi padre por verme descubrir mundo o mis ganas infinitas de adentrarme en una experiencia como esta, que implicaba llegar sola a un país del que no sabía ni el idioma.

 

¿Qué has aprendido en estos meses de tu experiencia Erasmus?
Creo que ser consciente de todo lo que he aprendido y de cómo me ha hecho crecer el Erasmus, me costará semanas e incluso  meses, pero me quedo con haber descubierto a la Marina independiente, en ocasiones autodidacta y sobre todo emocional, que no conocía hasta ahora. 

"Salir de casa es aprender a volar sin alas, andar descalzo sin saber qué acabarás pisando"

¿Por qué tomaste como destino Italia?
Siempre ha sido uno de mis destinos deseados cuando planeaba una escapada, desde que me enamoré de ella hace ya más de tres años, en mi viaje de estudios. Por otro lado, Italia es un destino muy popular en los estudiantes sanitarios, porque el sistema de Salud no es muy diferente al español y el idioma tampoco, lo que  para el día a día en el hospital se me ha hecho más sencillo de lo que creía.

 

 Tres recuerdos con los que te quedes de tu estancia en Udine.
Ahora mismo me vienen a la cabeza cientos de momentos inolvidables, me es casi imposible elegir tres, pero me quedo con la tranquilidad y la locura de haber encontrado piso después de aquellos días agónicos que nos hicieron cumplir eso de: “como lo encontremos, hacemos una fiesta”. Sólo fue la primera de unas cuantas.

Me quedo sin duda con todos los viajes, pero especialmente con Budapest y su fiesta tan parecida a la española, con todas las historias que dejaron allí, veinte españoles con ganas de comerse y sobre todo, beberse el mundo. 

El tercero pero no menos importante, no puede ser otro que el brillo en los ojos de aquellos niños de la UCI pediátrica, mi primer servicio nada más llegar a Udine.Podía decirles poco más que hola o adiós, pero me reafirmaron aquello de que en la enfermería hay un lenguaje universal que nada tiene que ver con los idiomas.

"Sabes que estás en tu mejor momento cuando justo después de cada recuerdo sigues llenando el cuaderno de nuevas historias por contar a tu vuelta y piensas en todos los abrazos que darás más fuerte, porque no sabías el valor que tenían hasta que los echas de menos" 


¿Cómo ves el futuro de la enfermería?
Me he planteado esto mucho más que otras cosas durante mi estancia aquí, porque ocurre prácticamente lo mismo que en España, aquello de poder crecer hasta donde nos dejen los recursos. 

Y bueno, cuando hay cosas que dependen de arriba, alguien con veintiún años y en el aperitivo de esta profesión, sólo puede plantearse buscar la enfermería que quisiera para los suyos o ella misma y no dejar de empaparse de todo lo que le rodea. Algo así es lo que hago.

 

¿Y qué crees que puedes aportar en un futuro próximo a ella?
Bueno, lo que está claro es que enfrentarse a esta profesión implica haber entrenado la empatía y el saber estar en situaciones muy ambiguas, pero sobre todo lo que el paciente desesperado quiere ver en su enfermera, no es otra cosa que transparencia y cercanía. Desde bien pequeña siendo en mayor o menor medida consciente de ello,  he ido buscando esas dos cosas en quien me rodea, y ahora es lo primero que un paciente quiero que encuentre en mí.

 

Comentarios