¿Quién fue Tutankamón?

Tutankamón, el joven y enigmático faraón

El Antiguo Egipto de los faraones sigue siendo uno de los motivos principales por los que millones de turistas y aventureros se dirigen hasta El Cairo. La historia, los mitos y leyendas de aquellos que reinaron el alto y bajo Egipto durante miles de años son motivo de interés todavía hoy en pleno SXXI. A continuación, ahondaremos en la historia de uno de los faraones más aclamados: Tutankamón. 
Tutankamón, el joven y enigmático faraón
Tutankamón_Reportaje_Cultura
Gran Esfinge de Guiza // Foto: Rocío Serna Díaz

Tutankatón, conocido por todos como Tutankamón, fue uno de los faraones más importantes del Antiguo Egipto. El reinado de este joven faraón duró poco debido a su repentina y temprana muerte a la edad de dieciocho años, no obstante, es considerado como uno de los faraones más famosos de todos los tiempos. Las leyendas y misterios que se alzan en torno a su figura han despertado la curiosidad de millones de personas a lo largo de la historia. Así es como arqueólogos, historiadores, y turistas, todos ellos siguen a día de hoy viajando hasta los confines de El Valle de los Reyes situado en El Cairo para visitar su tumba y conocer más sobre su figura. 

Tutankamón fue el último monarca de la dinastía XVIII, según la cronología del Imperio Nuevo de la Historia de Egipto. Su reinado se extendió durante casi una década, una década tortuosa bajo un mandato que no fue nada fácil. Sucesor de su padre el faraón hereje Akenatón, se vió obligado a restaurar el orden y el politeísmo que su progenitor había desterrado. Así pues, con tan solo nueve años y con la ayuda del Visir Ay, Tutankamón emprendió su legado como faraón.

Sus primeros mandatos fueron devolverle el poder a los sacerdotes del dios Amón y a los generales. A su vez, ordenó reparar los daños y reconstruir los templos que habían sido destruidos durante el reinado de su padre. Otra de las medidas más notorias fue la de trasladar la capital de la ciudad de Amarna a Tebas, donde se estableció. Y así, entre otros menesteres, Tutankamón trató de hacer de nuevo de Egipto un lugar próspero. 

 
Papiro egipcio // Foto: Rocío Serna Díaz

 

Sin embargo, su labor se vio limitada debido a que fue un faraón aquejado por diversas enfermedades. Entre ellas: una discapacidad física por una deformidad en su pie izquierdo que le obligó a usar bastones, escoliosis y finalmente la contracción de la malaria. Aunque, hoy por hoy todavía no se conoce a ciencia cierta las razones de su muerte. Tutankamón, murió sin descendencia a pesar de que se casó con su medio hermana Anjesenamón con quien concibió dos hijas que fallecieron. Por lo que esto supuso el fin de su dinastía. 

Así pues, nos encontramos ante uno de los faraones más genuinos y enigmáticos del Antiguo Egipto. Faraón sobre el que se especulan infinidad de mitos y leyendas que hasta día de hoy siguen despertando la curiosidad de la gente. Un faraón cuyo misterio sigue intacto con el devenir de los años. 

Comentarios
Tutankamón, el joven y enigmático faraón
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW